Saint-Loup (Creuse), 21 de septiembre

[…] «Nos hospedamos en casa de unos amigos adorables, una casa vieja, muy cómoda y limpia; estamos todo lo bien que se puede estar en estos tiempos malditos. El aire es sano y vivo, el sol lo ha devorado todo, y el peligro de hambre es aquí más aterrador que de dónde venimos. […] Los niños ríen y corretean en su mundo apartado y feliz, que por nada se inquieta o se entristece. […] Queda claro que los niños no conocen el miedo a lo real.»

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s